La Boussole: Un punto de encuentro para viajeros de todo el mundo

Hace tres años y medio Dan Lande, de 34 años, creó “La Boussole”: el primer club de viajeros de Sudamérica, que se encuentra en Gascón 1345, CABA.

#Conversamos con Dan Lande y te contamos más sobre este lugar tan especial.

#Conversando: Primero, contanos un poco sobre vos...

#Dan: “Mi nombre es Dan y soy Licenciado en Administración, me especialicé en creatividad e innovación. Durante muchos años trabajé en consultoría, dando cursos, capacitaciones en creatividad en empresas y también soy docente en la UBA y en la Universidad de Concepción del Uruguay, en Entre Ríos”

#C: ¿Cómo empezó el club de viajeros?

#D: “En 2011 decidí renunciar a mi trabajo en la consultora para hacer un viaje. Me fui solo, un año y medio, a dar una vuelta al mundo. Tenía amigos que quería visitar en Europa y, además, tenía ganas de conocer Asia, y todo se fue dando para poder hacer ese viaje. También era un desafío porque nunca había viajado tanto tiempo, ni tanto tiempo solo, pero fue algo que fui descubriendo y aprendiendo a medida que fui viajando y fui dándome cuenta que podía. Al finalizar el viaje, me costó volver. Yo tenía un proyecto de fotos de viaje, también tenía ganas de escribir un libro de viajes, y empecé a conocer a otros viajeros, gente que viajaba un tiempo largo y que adquiría una experiencia muy fuerte, muy intensa; pero no había ningún lugar donde canalizarlo, ningún medio donde compartir la experiencia. Así fue que se me ocurrió la idea de "La Boussole", un club de viajeros, un espacio donde se puedan canalizar y potenciar estas experiencias de viajes; ayudar a gente que tiene proyectos a que exponga sus fotos o presente sus libros; dar charlas y cursos para gente que quiere viajar; una vez al mes hacemos un asado de domingo al que viene gente de Buenos Aires o de distintos lugares a comer; y también, de vez en cuando, vienen chefs de diferentes países a cocinar”

#C: ¿Cómo surgió la idea del Club de Viajeros y cómo lo llevaste a cabo?

#D: ”Eso se fue configurando. Tuve la idea después de que volví. Siempre había tenido el sueño, o la fantasía, de tener un bar. Pero había algo que no me cerraba. Entonces me puse a pensar un concepto que tenga más que ver con los viajes y la idea de club siempre me gustó, la idea de un espacio para viajeros. Además, creo que el concepto “club” es interesante. A partir de ahí empecé a buscar una casa por esta zona (Palermo) y encontré esta que estaba en alquiler. Ya cuando me la mostraron pensé que iba a ser imposible pagarla. Pero después me di cuenta de que si yo me venía a vivir acá, no iba a tener que pagar el alquiler de la otra casa y, así, bajar el presupuesto. Igualmente, todavía no tenemos membrecías o un sistema de asociar gente. Son personas que vienen a eventos o cursos, pero está también presente la idea de terminar de transformarlo en un club teniendo socios y miembros que paguen una cuota y tengan acceso al lugar, a la biblioteca, a venir a trabajar, a sentarse acá y que haya eventos solo para socios”

#C: ¿Cómo son las actividades que se desarrollan?

#D: “Una de las cosas a las que queremos apuntar es brindar herramientas a los viajeros. Desde tres tipos de lugares: uno tiene que ver con los cursos para la gente que quiere viajar y generar contenido de sus viajes o que quiere vivir de los viajes, porque no hay ningún lugar que condense todo eso como si fuera una carrera del viajero. Entonces, nuestra idea era empezar a construir una mini carrera: “si vos querés ser viajero, está bueno que tengas estas herramientas, y te las podemos dar”. Y, además, hay charlas de gente que cuenta sus experiencias. También estamos armando una biblioteca temática, para que la gente pueda venir, consultar y planificar un viaje. Y la última parte tiene que ver con apoyar proyectos, que La Boussole sea también una plataforma que catapulte proyectos de viajes de distintas personas. Eso, igualmente, es a futuro”

#C: ¿Cómo surgieron las ideas de los cursos?

#D: “Primero pensamos qué tipos de cursos se podían dar. Hay seis cursos: lo que tiene que ver con ilustración: cómo contar un viaje a través de dibujos; fotografía; escritura; periodismo de viajes; creatividad: cómo poder viajar de forma distinta; y uno que tiene que ver con proyectos y emprendimiento de viajes: una vez que viviste esa experiencia y tenés material, cómo lo podés transformar en un proyecto y, en algunos casos, también es para gente que quiere emprender o hacer generar otro tipo de valor con sus proyectos. Una vez que pensamos esa línea de cursos, vimos quiénes los podían dar. Lo que pasa mucho con los viajeros es que quizás están para dar el curso ahora pero en enero se van y ya no hay más docentes, porque se van de viaje y hay que ver quién lo da”

#C: ¿Cómo surgió el nombre?

#D: La Boussole significa Brújula en francés. Estaba en un café que estaba acá cerca que se llama Cocu. Antes de tener La Boussole, iba seguido a escribir, a pensar, a trabajar, y un día fui con mi hermana mayor que estaba de visita. Le conté la idea y empezamos a pensar nombres. Yo buscaba un nombre que tenga algo que ver con viajes: “ciudades”, “meridiano”. Entonces salió la palabra brújula, pero brújula en español no me sonaba bien y empezamos a buscar cómo sonaba en distintos idiomas: en vietnamita, alemán, en inglés, en ruso… y cuando buscamos en francés: boussole, sonaba bien y la usé. Además, la brújula me parece un objeto muy representativo de los viajes, a nivel humano, la brújula marca una orientación y marca un punto de encuentro. Es muy simbólico como elemento

#C: ¿Cómo definirías a un viajero?

#D: “Una persona inquieta, curiosa, creativa, exploradora. Alguien que quiere salirse por un tiempo de lo convencional. Puede ser en su país, en su ciudad, o en el mundo. Yo creo que en cuanto a la actitud que define al viajero, tiene que ver un poco con eso. Con las ganas de explorar, con cierta inquietud. Porque vos podés decir: “me fui a Cancún dos semanas a un “All Inclusive”, y estuve tirado tomando daiquiris” y está perfecto, pasaste dos semanas, te relajaste, te fuiste de vacaciones… pero yo no sé si a esa persona la llamaría viajera, por lo menos en esa situación”

#C: ¿Qué es lo que te gusta de viajar?

#D: “Conocer gente distinta, conocer historias de otras personas, poder compartir esas historias, poder escucharlas, poder contar yo historias. Poder retratar y poder mostrarle a otros esas historias. Encontrarme frente a situaciones nuevas, probar cosas nuevas”

#C: ¿Qué otros proyectos tienen para este año?

#D: “Tenemos planeado para Octubre o Noviembre organizar el mes del Sudeste Asiático, el mes pasado fue el mes de Rusia. Además, a la Feria del Libro que hicimos el mes pasado le queremos empezar a dar periodicidad, hacerla cada dos meses, y en algún momento, si se puede, una vez al mes. Este año le metimos mucha más fuerza a lo que eran cursos y actividades diurnas. Y en algún momento la idea es empezar a organizar viajes de grupos chicos por Argentina, pero a futuro. Otra idea es, a fin de año, sacar La Boussole de Buenos Aires y empezar a hacer una Boussole itinerante, o llevar el club de viajeros a distintas ciudades de Argentina: Rosario, La Plata, Córdoba, Mendoza, y organizar actividades y eventos ahí: charlas, cursos… Empezar a integrar al resto del país al club de viajeros”

#C: Estas preguntas se las hacemos a todos nuestros entrevistados: ¿Qué es para vos la discapacidad?

#D: “Creo que la discapacidad tiene que ver con límites internos, y por el otro lado, también tiene que ver con cómo se cataloga o cómo se perciben externamente esos límites que nos ponemos. Cuando uno cataloga a alguien o uno se cataloga a partir de una discapacidad está dejando de ver o mostrar todas las otras capacidades que tiene. Porque cuando decís “esta persona no puede ver”, pero no decís “está persona puede amar” o “esta persona es muy buena escuchando” o “esta persona cocina muy bien”, sino que te centrás en lo que no puede, te centrás en esa limitación y dejás de lado las otras capacidades que uno tiene. Yo tengo una conocida eslovaca que me hospedó en Rusia unos días cuando estaba de viaje, y después seguimos en contacto. Me enteré al año siguiente que ella se fue a esquiar a Suecia y que quedó en silla de ruedas. Yo chateo con ella, y cada tanto la veo, y viaja más de lo que viajaba antes y disfruta al máximo todo lo que hace, ella no ve el hecho de estar en silla de ruedas como un limitante sino como una nueva oportunidad para empezar una nueva vida y empezar a probar nuevas cosas. Ella sigue viajando, viaja por Europa, ahora se fue a Asia, creo que hasta hicieron una película sobre ella”

#C: ¿Creés que estamos en una sociedad inclusiva?

#D: “Creo que depende con qué lo compares, si lo comparás en el tiempo, la tendencia es a ser más inclusivo. Lo que no significa que no haya todavía muchas cosas por hacer. Hay un montón de cosas que funcionan mal en Buenos Aires y en Argentina. Pero creo que muy lentamente se avanza en ese aspecto. Me acuerdo en Rusia, en San Petersburgo, que es una ciudad muy antigua y hay muchos edificios de cinco, seis pisos, sin ascensor. Y me pasó que estaba caminando por la calle con una amiga rusa y vi una rampita de discapacitados que estaba rota y salió el tema. A mí me sorprendía no ver muchos viejitos caminando por la calle o que no veía gente en silla de ruedas y la chica me dijo que no es que no haya sino que no salen de la casa porque no tienen forma de salir, es imposible bajar las escaleras y las calles no están preparadas. Me impactó eso. Creo que acá estamos un paso más adelante, pero si comparás con otra sociedad, por ejemplo Suecia o Noruega, estamos quince pasos atrás, por eso creo que es relativo. Creo que en muchos aspectos la sociedad no es inclusiva, pero también creo que en otros aspectos hay cosas que se están cambiando y están mejorando”

Instagram: Dan Lande (Haz click y entra)


Posts  
Recientes