Leonardo Vandone: “El ser humano necesita de comunicación. Los sordos son extranjeros en su propia t

Es intérprete de lengua de señas. Hizo el profesorado para la “Educación Especial” (orientación sordos e hipoacúsicos). En paralelo, incursionó en la fuerza aérea y se recibió de tripulante de cabina. Estudió la carrera de turismo en el INAP. Trabaja en un instituto terciario: el instituto de formación de intérpretes, en un colegio secundario como intérprete y también como comisario de a bordo. Además, da charlas sobre turismo accesible.

#ConversamosConLeonardoVandone.

#Conversando: ¿Qué es el turismo accesible?

#Leonardo: "Un turismo como lo que implica la palabra: para todos. Por ejemplo, yo recién vengo de un viaje de México donde fui a dar una charla sobre turismo accesible y me mostraron toda la hotelería. Yo creo que el hotel que me mostraron es accesible al 100% porque tiene desde la rampa para entrar al hotel, el ascensor con el altoparlante y con la luz por si hay una emergencia, todo el personal sabe mínimas señas para poder comunicarse, hay un mozo que maneja señas para explicar los menú que hay, hay rampas en la pileta, por si alguna persona tiene una silla que se pueda sumergir y el asfalto llega hasta la playa para que puedan llegar al mar. Fui invitado para que conozca la instalación y me parece espectacular. Eso es turismo accesible, porque llega el contingente y no necesita que haya un externo que funcione como traductor, ya tienen su traductor, y ellos se manejan directamente solos. Usualmente, se habla del turismo en general y se entiende como accesibilidad la rampa. Yo, cuando doy charlas, encaro el tema desde el lado de la sordera. Al ser una discapacidad que no se ve, la mayoría de las veces no se tiene en cuenta. Acá se tiene la lógica de: “comprá el paquete turístico como sea”. Además, me encontré muchas veces con el “después lo vemos”. Y llega el momento de embarcar y… “después lo vemos”. Yo, a parte, soy comisario a bordo, y doy capacitación a los tripulantes en distintas compañías. Y me encontré con que llegan contingentes a hoteles y no se tiene en cuenta que sean sordos, entonces no se tienen en cuenta previamente cosas básicas: desde el aviso para despertarlos, desde los procedimientos de emergencias por si llega a pasar algo. Hay carteles… ¿Pero cómo se le avisa a una persona sorda que está durmiendo? Por estas cosas empecé a interesarme en lo que es turismo accesible y empecé a ir a distintos lugares a dar las sobre eso"

#C: ¿Cómo fue que empezaste con el turismo accesible?

#L: "Cuando decidí dejar por un tiempo la parte de intérprete y me quise dedicar a turismo, me fui a vivir a Jujuy, y el primer contingente que recibí era uno de sordos. Ahí me encontré con esto. Ocurría que había que despertarlos a determinada hora y había que ver cómo se despertaban. Yo dije: “algo tan simple como poner un timbre en la habitación con una luz”. También me empecé a encontrar con que en las excursiones que vendían los paquetes, la accesibilidad que presentaban consistía en llevar al equipo pero no contaban con un intérprete. Además, me llegaron distintas demandas de distintos amigos sordos, ya sea desde hacer la compra del paquete hasta llegar a destino y ver quién los recibía. Y ahí nos dimos cuenta de que no hay una accesibilidad plena. Sí contamos con algunos avances para discapacidad motora o visual, pero para sordera no hay. Después pasé a ser comisario de a bordo, y dentro de los vuelos también me encontré con esto, con contingentes de sordos, que más allá de los procedimientos de emergencia, donde las azafatas muestran todo el instructivo, más allá de que lo veían, no llegaban a la información completa. Así que propuse la capacitación para tripulantes, de enseñarles la comunicación básica, de que puedan explicarles todo el procedimiento de emergencia, poder preguntarles qué quieren comer, porque siempre caíamos a la señalización: “¿Esto o esto?” (simulando en cada mano una opción de comida). Pero hay sordos que son celíacos, por ejemplo. Además, también está el fantasma de “le escribo y me va a entender” y hay muchas personas sordas que no tienen lectoescritura. Hay muchas personas sordas que no tienen lectura comprensiva. A la vez que existe el mito de que “si le modulo, me va a entender” y son dos lenguas distintas. Vi estas situaciones y una cosa fue llevando a la otra"

Foto: Internet. Curso de LSA

#C: ¿Por qué creés que está esta cuestión del “después lo vemos”?

#L: "Creo que es por una cuestión de desconocimiento, ya que es una discapacidad que no necesita una asistencia física. Porque, de hecho, pasa en el profesorado para sordos que en el último año se da recién la materia “lengua de señas”. Entonces, estos chicos que se reciben, cuando van a las aulas no se pueden comunicar. Y eso a nivel pedagógico, que estamos un poco más avanzados, pero en materia de turismo… nada. La falla principal es la comunicación. Que en turismo es fundamental. Porque si vas a una visita guiada… ¿Cómo haces la explicación de todo el casco histórico del lugar a dónde vayas? ¿Cómo hacer para que 25 personas te lean los labios? Porque ponen a las personas sordas a ver el paisaje y sacan todo el casco histórico. Eso no es accesibilidad, eso en una reducción. “Bueno, pasen y saquen fotos”. En estos casos la accesibilidad no está porque se rompe la barrera de comunicación. Yo siempre digo que son extranjeros en su propia tierra. Y de hecho ahora empezó a haber mucho más turismo “accesible” para personas sordas por la demanda que presentan ellos. Van a comprar un paquete de determinadas excursiones y solicitan un intérprete y ahí es cuando empieza la problemática. Porque el intérprete… ¿Quién lo paga? ¿La compañía que les brinda el servicio o tiene que salir como un gasto extra por parte de la comunidad? Como así el gobierno de la ciudad, por ley, pide que haya un intérprete por cada dependencia de servicio, por más que no se cumpla, hay una ley. Entonces yo creo que si la empresa vende un servicio de accesibilidad, el servicio tiene que ser completo. Además, en el plan de estudios de turismo y hotelería no está la materia de lengua de señas. Tienen varios idiomas, pero ¿Cuántas veces se van a cruzar con un inglés o un brasilero? Hay que tenerlo en cuenta porque hay una población de sordos muy grande. Una vez me tocó un vuelo, donde tuvimos un atentado, estuvimos secuestrados. Y dentro del pasaje había una persona sorda, y yo en ese viaje estaba como pasajero, y fue la única manera que él tuvo de entender lo que estaba pasando"


#C: ¿Y ves este tipo de fallas en la sociedad en su conjunto?

#L: "Sí, yo como intérprete acompaño a personas sordas a distintos ámbitos, siendo que, legalmente, cada entidad del Estado tiene que tener la presencia de un intérprete. Yo voy al médico porque no hay intérprete, voy a juicios porque no hay intérpretes, voy a comisarías porque no hay intérpretes, hace quince días asistí a un parto, porque todo el equipo médico no sabía señas. La chica era primeriza y sorda. Tiene que tener un intérprete en la sala de parto. Y yo acompaño en distintos ambientes, en todos, en realidad. Porque el ser humano necesita de comunicación. Por eso yo digo que son extranjeros en su propia tierra, porque no se pueden comunicar. Otro ejemplo: hace poco fuimos a una visita guiada al Colón. La accesibilidad que brindaron fue que no pagaron la entrada, pero no había intérpretes, y los chicos no pudieron saber qué pasaba. Esto pasó por el “después vemos”, porque no tenían previsto ni planeado que se iban a encontrar con un grupo de chicos sordos"

#C: Estas son preguntas que les hacemos a todos nuestros entrevistados., ¿Qué creés que es la discapacidad? ¿Creés que hay límites para hacer lo que nos gusta?

#L: "Para mí la discapacidad es un faltante no condicionante, nada más. Yo creo que no hay barreras, no hay un “no”. Sí va a haber un sí adaptado a las situaciones que necesite la persona. Lo que pasa es que la mayoría de las veces se trabaja con el faltante y no con lo que se tiene. Nosotros hicimos en el año 2008 “Drácula el Musical” en señas y lo hicimos con personas sordas. Fue alucinante. Lo hicieron sordos que cantaban en señas sobre la pista, que bailaban. Yo trabajo con una pareja que baila tango en silla de ruedas. Yo creo que no hay barreras pero sí hay muchas trabas por parte de la sociedad. Porque cuando la persona se presenta con esto: “quiero bailar”, obtiene respuestas como: “bueno, fijate, porque no hay grupos especiales…” El año pasado se armó la segunda compañía de Latinoamérica de bailarines sordos. Porque estaba ese mito de que si sos sordo no podés bailar. Pero en realidad, se utiliza un lugar con piso de madera y, así, sienten las vibraciones. Yo creo que si uno tiene ganas no hay trabas. Como también soy partidario del no concepto de “capacidades diferentes”. Yo creo que todos tenemos capacidades diferentes, y todos tenemos discapacidades. Como también a veces me dicen que no les diga sordos, que les diga hipoacúsicos. Pero, en realidad, si el chico es sordo, no necesariamente es hipoacúsico"

"Dracula, el musical" - LSA

#C: ¿Creés que estamos en una sociedad inclusiva?

#L: "Yo creo que están incluidos pero no integrados. Están incluidos dentro de una sociedad, pero para que esa inclusión se cumpla tienen que tener un proceso de integración con la otra persona. Y para eso falta. El desconocimiento es muy grande. Por ejemplo, no tienen derechos ni a ver un programa televisivo con intérpretes, porque la ley de medios dice que tiene que haber cuatro o cinco horas con intérpretes. Entonces, ponen tres horas a la mañana en dibujitos, una hora al mediodía en un noticiero y otro a las doce de la noche. De esta manera, la persona sorda, si tiene suerte, verá el noticiero al mediodía y se enterará de lo que pasa en el país y en el mundo. Sino tiene tres canales con dibujos o esperar hasta la madrugada y ver el otro programa. Entonces, desde los medios de comunicación ya no hay inclusión. Y, en los programas que hay, hay un cuadradito. Siempre hago esta analogía: si estás viendo una película y el subtitulado lo ponen chiquito, no lo vas a entender, te cansa, porque tenés que estar forzando la vista. A ellos les pasa lo mismo. En otros países de Latinoamérica, y ni hablar de Europa, tienen en la mitad de la pantalla un intérprete y en la otra mitad al periodista, entonces todos ven las noticias. Yo fui uno de los primeros que arrancó en la tele, en el 2001, y teníamos un cuadrado muy grande. Después, por un tema de protagonismo, los periodistas empezaron a pedir que sea más bajo, más chico, “porque se mira más al intérprete que al periodista”. Un tema de egos. También pasa que algunos profesores no aceptan que su alumno mire al intérprete y no al docente. Entonces, estoy interpretando y el docente se cruza. Por eso, están incluidos en una sociedad pero no en una sociedad inclusiva"


Posts  
Recientes