Hugo Agüero: “Nosotros no le estamos pidiendo permiso a nadie. Nosotros estamos también para aportar

Hugo Agüero es de San Luis, Argentina. Vive en Buenos Aires hace 3 años. Es psicólogo y trabaja en el campo de la discapacidad, en colegios y en acompañamientos terapéuticos. Empezó en Ciervos Pampas hace dos años y es el director de Derechos Humanos.

#ConversamosConHugoAgüero

#Conversando: Contanos un poco sobre el Ciervos Pampas...

#Hugo: "Somos una asociación civil y un equipo por la diversidad sexual. Para este tipo de clubes, con este tipo de impronta y de emisión suele aplicarse el calificativo de inclusivo. Nosotros no utilizamos mucho la palabra inclusión porque no consideramos que busquemos incluirnos en un determinado espacio, sino construir una propuesta. Entonces, más que inclusión, utilizamos la palabra construcción. Somos un club de rugby pero también tenemos una impronta y una misión social que tiene que ver, justamente, con la lucha contra la homofobia y la visibilización de esta diversidad sexual."

Facebook: Ciervos Pampas (Haz Click)

#C: ¿Cómo caracterizarías al equipo y a sus miembros?


#H: "Nosotros somos un equipo diverso en todos los aspectos. Primero, no tenemos criterios de edad para ingresar. Entonces tenemos compañeros desde los 18 hasta los 47 años. También tenemos diversidad en relación a lo que son los orígenes de cada uno de nosotros, por esto no decimos que somos un equipo argentino. Tenemos compañeros de Perú, de Brasil, de Venezuela; tenemos compañeros heterosexuales, compañeros gays, aunque en realidad, nosotros no utilizamos ni "gays", ni "homosexuales", decimos "puto". Porque resignificamos esa palabra y le damos todo un contenido ideológico que tiene que ver con una cuestión de posicionamiento político. Político hace referencia a querer generar un cambio social, y Ciervos Pampas busca eso. No hay criterios tampoco de experiencia previa en este deporte. El rugby es un deporte muy complejo que exige muchas destrezas básicas y un trabajo sostenido en el tiempo de esas destrezas para poder desarrollarlas. Entonces eso también es otro factor importante a tener en cuenta. Hay varios de nuestros compañeros que no jugaron al rugby o que jugaron en algún club de chicos y que fueron excluidos, entonces nosotros no tenemos criterios para tomar o no jugadores, como se hace en otro tipo de clubes. Tampoco tenemos criterios, más que el compromiso y el asistir a los entrenamientos, por una cuestión de cuidado."


#C: Y además de esta parte social, también tiene su parte deportiva...


#H: "Sí, claro. Tenemos una propuesta deportiva muy sólida. Muchas veces pareciera, incluso para nuestros jugadores y los mismos integrantes del equipo, que la función social del club va por un lado y lo deportivo por el otro. Hay muchos compañeros que se acercan a nuestro equipo por la contención y por la pertenencia, pero sin ningún tipo de conocimiento de rugby y solamente por una simple curiosidad. Hay otros compañeros que tienen mucha experiencia previa en rugby y que para ellos el equipo está corriéndose de su rol deportivo. Incluso hasta se cuestiona el por qué algunos jugadores se acercan a nuestro equipo, cuando en realidad no lo hacen para jugar al rugby. Pero esto es algo que también venimos trabajando internamente, más allá de lo que es el motivo por el cual una persona se aproxima a nosotros, porque también es importante si se termina enganchando o no con nuestra propuesta deportiva. Además, en el deporte en general, pero en el rugby en particular, lo social nunca va por un lado diferente a lo deportivo. El rugby es un deporte que está cargado de una moral, desde los valores mismos que intenta promover: el respeto, la fraternidad. Si uno piensa lo deportivo como objetivo y trata de separar todo el contenido social, la única motivación sería golpearnos adentro de una cancha siguiendo una pelota. Entonces, el rugby tiene que ver con el registro del otro. Es un deporte que necesita del grupo todo el tiempo; cuando vas atrás de una pelota, necesitas tener todo el apoyo del compañero constantemente, por una cuestión hasta de protección física. Esto es lo interesante de este deporte y ahí están todos esos valores asociados a él. Se habla muchísimo acerca de lo que es la violencia o la agresión en el rugby, y en realidad es un deporte que está muy reglado, cada vez más, y todo el tiempo se le busca la vuelta para que las personas se lastimen menos. Pero, hay una violencia que es del orden del juego y del contacto físico, y hay otra violencia que nosotros consideramos que es la violencia gratuita que viene después o, en realidad, que viene con el objetivo de lastimar o dañar. Que eso también está en una concepción del rugby más ortodoxa. Dentro de lo que es toda esa violencia gratuita que se suma a la cancha está también la homofobia, obviamente. Nosotros consideramos que el fair play, o el juego limpio, es también un deporte libre de homofobia."


#C: ¿Por qué empezaste en Ciervos Pampas hace 1 año y medio?


#H: "Yo a los chicos ya los seguía en su página de facebook. Cuando yo empiezo, lo hago en el marco de una campaña que se estaba haciendo en el equipo para convocar mayor cantidad de jugadores: "Rugby Fuera del Closet". En ese momento yo me había mudado acá a Buenos Aires y decido empezar. No por esa campaña, pero fue en ese marco en el que yo llegué al equipo, por lo tanto en ese momento éramos muchos, más o menos 25. Empecé a jugar al rugby porque siempre me ha parecido súper atractivo, primero, estéticamente. Hay toda una cuestión de homoerotismo en este deporte, pero, por otro lado, lo que me parecía más interesante era esta necesidad de registro constante del otro y de todo el tiempo jugar acompañado. Había intentado empezar en San Luis, en algún momento, pero no lo hice por mis propios prejuicios, por el miedo a la homofobia. Hay diferentes estudios que hablan del rugby y la construcción de masculinidad, que hablan justamente de este "deporte para machos", "para varones", en donde está la virilidad de manera exacerbada y está también relacionado con el machismo, y con los prejuicios de clases. Es un deporte que siempre ha sido elitista, clasista. Entonces, contra todo eso también nosotros hablamos y cuestionamos. Finalmente acá sí empecé. Y descubrí que, justamente, el contacto, el tacle, es algo que a mí particularmente me gusta mucho. Empecé a aprender el deporte desde lo más básico."


#C: ¿Cómo empezó Ciervos Pampas?


#H: "El proyecto tiene más de cinco años como club, y este año firmamos el acta constitucional del equipo. Fue un grupo de amigos que empezaron a reunirse en el KDT. Empezaron a tirar una pelota en una plaza, a jugar al rugby. Y empieza, a partir de ese momento, un debate político que tiene que ver con la construcción de nuestra identidad como club: ¿somos un equipo gay? ¿somos un equipo homosexual? ¿samos o no vamos a participar de la marcha del orgullo? ¿Vamos a participar o no de IGR (International Gay Rugby)? Por ejemplo, nosotros decidimos participar de la IGR y somos Full Members (miembros plenos). Entonces, todo ese debate tiene que ver con una construcción de identidad que ha llevado un tiempo en nuestro equipo, y que en todo momento buscamos revisar y reflexionar desde ahí."

Facebook: Ciervos Pampas (Haz Click)

#C: ¿Desde un principio estuvieron planteados los valores fundamentales del club?


#H: "Sí, más profundamente se debatieron el año pasado ya que, después de lo que fue la campaña de "Rugby Fuera del Closet", la convocatoria creció tanto que a partir de ese momento empezaron a generarse más debates. Tiene que ver con una cuestión de crecimiento numérico que después se traduce a lo que es el establecimiento de quiénes somos. En nuestro equipo la mayoría de nuestros jugadores están por una cuestión de contención. Contención por la homofobia, o por lo que sea. Y eso es algo de lo cual nosotros nos hemos ido dando cuenta, o convenciendo, porque nos ha pasado en la cancha misma. Entonces, a partir de eso, lo emocional es algo que influye decisivamente en la práctica deportiva. Y estos debates fueron produciendo el nivel en el que estamos ahora."


#C: ¿Cómo lo ven en la cancha misma?


#H: "Nosotros jugamos en el torneo de la URBA, de Rugby empresarial, en Buenos Aires. Ahí sentimos mucho la homofobia. El año pasado tuvimos un partido en donde hubo un jugador de otro equipo que nos insultó en la cancha. Esto es algo bastante habitual. Nosotros venimos a cuestionar de alguna forma que el deporte, o el rugby, sea un acceso garantizado a la masculinidad y a la virilidad. Entonces hay compañeros que se sienten cuestionados, sobre todo si nosotros estamos jugando muy bien un partido, los otros equipos se empiezan a poner nerviosos, nadie quiere perder contra el equipo de los putos, obviamente, pero hay un momento donde la violencia se activa. Después de un partido que fue muy fuerte, notamos ese desánimo y tuvimos los mejores desempeños deportivos. Es en ese sentido en el que lo deportivo es indisociable de lo social y político. Hemos tenido experiencias de todo tipo. También experiencias muy buenas, como, por ejemplo, que el equipo que más entiende nuestra misión y nuestra impronta y que siempre nos apoyó fue el equipo de camioneros. Esas cosas están buenas también. Pero, obviamente, la homofobia se siente detrás del "somos todos iguales”, “acá de lo que se trata es de jugar al rugby". Porque después, a la hora de jugar, al que más se le pega en la cancha es al que representa el estereotipo femenino, al que salta como una bailarina en el line, lo que es algo precioso para nosotros. El "somos todos iguales" invisibiliza, justamente, nuestra diversidad. Entonces, nuestra propuesta es: no somos todos iguales pero todos podemos jugar al rugby. Nosotros no buscamos incluirnos en la competencia ortodoxa y en el rugby ortodoxo, sino que tenemos nuestra propia propuesta, tenemos una filosofía deportiva, que tiene que ver con un juego limpio. Nosotros no le estamos pidiendo permiso a nadie, nosotros estamos también para aportar y para construir al rugby."


Facebook: Ciervos Pampas (Haz Click)

#C: ¿Qué proyectos tienen para este 2018?

#H: "Para el año que viene nuestro proyecto más importante es la Bingham Cup de la IGR, en junio. Es una copa que se hace cada dos años y el año que viene es en Holanda. Ahí nos juntamos gran parte de los equipos de diversidad sexual en el mundo. Ciervos Pampas es el primer equipo que se funda en Latinoamérica y es el primer equipo en ser miembro pleno de la IGR en Latinoamérica. Ese es nuestro proyecto más fuerte. No solo por lo deportivo, sino también por los Derechos Humanos. Además, tenemos la idea de, en diciembre, hacer una copa Sudamericana."


#C: Estas preguntas se las hacemos a todos nuestros invitados: Hugo, ¿qué creés que es la discapacidad?

#H: "Creo que definir qué es la discapacidad es algo muy complejo, porque hay diferentes situaciones. Una es en la que la discapacidad, en realidad, es solamente una etiqueta. Hay etiquetas psiquiátricas o médicas que sirven para nombrar algo que no sabemos bien qué es: "tiene estas cosas y más o menos lo podemos meter en esta bolsa". Pero es mucho más que eso también. La discapacidad puede ser el chivo expiatorio de muchas cosas, el chivo expiatorio familiar: cuando la familia, y la sociedad, construye la discapacidad del otro. La discapacidad, también, tiene que ver con un rol social asignado a la figura de la discapacidad."


#C: ¿Creés que vivimos en una sociedad inclusiva?


#H: "Claramente no. Anoche justamente charlando con algunos de los chicos de este tema, hablamos acerca de que el mundo no se adapta a las necesidades específicas de las personas. Sino que, en realidad, pasa que la persona con discapacidad tiene que terminar adaptándose. Termina siendo al revés. Yo estuve con una muleta por un mes, porque me fracturé, y pensaba lo difícil que es trasladarse por esta ciudad, por las veredas. Solamente te podes mover en taxi. Creo que, muchas veces, hay buenas intenciones, pero hay algo que sigue siendo muy dañino, que los seres humanos tenemos y que la sociedad tiene en relación a lo que es la figura de la discapacidad, que es la lástima. Entonces, las buenas intenciones están a la orden del día y eso es terriblemente nocivo también para esa inclusión de las personas con discapacidad a nuestra sociedad. Creo que hay algunas personas que creen incluso que están haciendo una integración, cuando en realidad están haciendo todo lo contrario. Creo que nos falta todavía un montón en relación a la discapacidad y debatir sobre estas cuestiones."

[endif]

#C: ¿Crees que existen límites para hacer lo que nos gusta?

#H: "Creo que sí hay límites para hacer lo que nos gusta, que tienen que ver con muchas variables: socioeconómicas, culturales, de tiempo, de edad. Hay cosas que me pueden gustar mucho pero que las tengo que ir resignando. Como decía Marguerite Yourcenar en Memorias de Adriano: "esta casa se parece a mi vida, en donde hay ciertas habitaciones que ya están clausuradas y a las que no voy a volver más". Hay cosas que obviamente tienen ciertas limitaciones que se relacionan con estas variables. Por otro lado, uno también puede hacer todo el esfuerzo motivacional para hacer que las cosas que esté haciendo, de alguna manera, le gusten. Que es otra cosa. Por ejemplo, yo estudié psicología y la verdad es que me apasioné y es algo que a mí me gusta hacer y es algo que elijo hacer, pero por otro lado quizás si hubiese estudiado filosofía me hubiese pasado lo mismo. Entonces, de alguna forma, en el hacer mismo uno también puede ir encontrando esa motivación y encontrar cosas que le gustan. Pero si pensamos lo que nos gusta en general, hay ciertas variables que van a determinar lo que te gusta y lo que no y ciertas posibilidades para hacer lo que te gusta y lo que no."

Facebook: Ciervos Pampas (Haz Click)

Para terminar la nota, por lo sucedido a principios del mes de diciembre, transcribimos lo que se publicó en la página oficial de facebook de Ciervos Pampas sobre el acto de homofobia cometido contra Jonathan Castellari:


"Estimadxs Seguidorxs:

Queremos comunicarles la desagradable noticia de que a la madrugada de hoy, 1ro de Diciembre, Jonathan Castellari, uno de nuestros jugadores y colaborador del área de comunicación, sufrió un violento ataque de homofobia en el Mc Donalds de Av. Córdoba 3188. Desde Ciervos Pampas estamos acompañando a Jonny y esperando a que se den las condiciones para poder radicar la denuncia policial y judicial de rigor y les agradecemos que compartan esta publicación. Jonny se encontraba con su amigo Seba en la fila esperando su pedido, cuando un grupo de ocho varones ingreso al local y empezaron a burlarse de ambos por ser homosexuales, para evitar confrontarlos Jonny salió al estacionamiento a fumar un cigarrillo y esperar que a que el grupo de homófobos se retirara, pero en cambio, uno lo fue siguiendo aprovechando que estaba solo, lo abrazo y lo alejó del local, y los otros 7 fueron por atrás y comenzaron a golpearlo al grito de "puto" y demás insultos hasta dejarlo tirado bañado en sangre. Una enfermera que se encontraba en el local le dio los primeros auxilios y junto a Seba, su amigo lo llevaron al sanatorio Güemes donde se encuentra internado y recibiendo atención médica”

Hoy Jonathan está estable y los agresores fueron detenidos y excarcelados.

Desde #ConversandoSobreRuedas expresamos nuestra máxima solidaridad a Jonathan y a Ciervos Pampas y repudiamos todo acto de homofobia y discriminación.

*Todas las fotos utilizadas en esta entrevista fueron tomadas del Facebook Oficial de Ciervos Pampas.









Posts  
Recientes